Páginas vistas en total

jueves, 15 de diciembre de 2016

Enséñame a coser

“Enséñame a coser”. Pidió la niña con cara de mujer. “Solo quiero aprender a cerrar mi pecho para así evitar que vuelva a escapar mi corazón”
Puntada a puntada, aprendió los secretos que únicamente se escondían en los bolsillos rotos. Cultivó el arte de hilvanar confidencias sin siquiera soltar la aguja enhebrada. Comprendió que los silencios se conservaban mejor dentro de una lata de galletas y que para remendar lágrimas, lo mejor era confeccionar con retales una sonrisa.
Pasados los años, se atrevió a mirarse el pecho. Su corazón latía al ritmo de cada remate, de cada pespunte. Acarició con la punta de su dedo el hilo invisible que cosió lo que antes era una herida. Solo entonces, la mujer con cara de niña, comprendió que la vida no consistía solamente en coser y quiso aprender a cantar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada